Boca de Uchire

– Con MB

Boca de Uchire, enero 2013.

Boca de Uchire, enero 2013.

El sol siempre es el mismo a esta hora en Boca de Uchire. Los cangrejos han tomado cuerpo de hombre, de pescador de orilla. Cavar es su propio ejercicio de retorno a la infancia. Horas de labor indagando la arena, los residuos de la desidia de otros. A pocos metros, una niña dibuja corazones con un palo de madera. Mientras el final de la curva roza la esquina de la otra mitad, media figura se ha borrado. Como si fuese imposible representar el amor en la inmediatez de las olas. Ella insiste, porque un corazón tiene que estar completo, nos han enseñado. Uno a medias representa pérdida, nos han enseñado. Y nadie quiere imaginarse lo ideal a medias. Para eso es un sueño: para ser total, absoluto. La brisa pega a él, quien duerme en posición fetal, frente al mar. El sonido de las olas hace que cerrar los ojos signifique estar igual presente. Yo, en vilo, me pregunto todo sobre la infinitud. El horizonte ante mí, sin límites, la tan descrita y explotada línea de cielo y mar quiebra mi certeza citadina. El tiempo se reta a sí mismo al cambiar de ritmo así como nosotros llegamos retando nuestros miedos de comienzo de año, y fin de otro.

De la incertidumbre nace la más fuerte convicción de encuentro.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s