Confesión

Josef Koudelka, 1986. Czechoslovakia. Carnival.

 

Soy débil

como la telaraña

que tienen los libros que nunca has leído.

 

Soy débil

como la cáscara del huevo que rompes

todas las mañanas para hacer el desayuno.

 

Soy débil

como la palabra misma que se

quiebra en la garganta del herido.

 

Reconocer la debilidad que pende del alma

es más duro que reconocer la fortaleza.

 

No hagas un arco con estos hilos para lanzar la piedra

Teje, en cambio, una mano que me acobije.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s