Una historia abre

Granada, España. 2011

Entonces ocurre que la hoja cae y da vueltas. Te sientas, la ves y tomas entre tus dedos el azar del viento, el engranaje de la brisa, la cadencia de un vaivén imposible de calcular.
Entonces ocurre que una historia abre, como un capullo de cerezo en pleno abril. Abre recibiendo la luz. Cruzando la mirada con el que se siente a contemplarlo.
Entonces ocurre que hay dos tallos que se rozan, que se tejen, que dejan ver sus zanjas, y comparten la primavera que rasga el cielo.
Entonces ocurre que dos personas ven el mismo haz de luz y deciden extender sus manos para asirlo y al hacerlo, dos manos, dos manos sellan la espera del otro.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s