Registros londinenses IV

5
Media boca en el cigarro y la
otra mitad ahogada en licor barato
Los dedos sumergidos en los bolsillos
adivinan el saldo de la noche
No fue buena

Levanta la mirada
Ojos de piedra
Rasga el muro la seda de su falda
El cemento sostiene
los cómplices del delito

Medio cigarro y un trago
eso queda
La ciudad se despierta
vestida
con los trazos anónimos
de la noche.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s