Ciao, Camdem Town!


Tienes que ir a Camdem Town, es uno de mis lugares preferidos, decía la voz de Alejandro. Además, ¡hay arepas! La verdad es que la idea de la arepita no me molestaba; no soy de los que eligen eso como desayuno, almuerzo y cena (ni los que se llevan paquetes en la maleta) pero sí le reconozco su encanto y más aún cuando estás lejos de casa y lo estarás por un tiempo considerable.
Armé el kit de sobrevivencia: Crema para las manos, libreta, pluma, cámara, agenda con números. Nada de mapas (no compré), ni celulares (no servía) y tomé el tube. Esta vez la experiencia en el underground fue igual de claustrofóbica pero menos chocante. Al menos, no hubo nadie que me diera calurosas y antipáticas bienvenidas y la estación quedaba justo en la calle principal.
Cuando volví a la tierra, y vi la calle, dije ah, pero si es como un mercado del cementerio pero en Londres. Curioso, sí. El caso es que hay miles de tienditas y stands de buhoneros (como los que habían en Sabana Grande antes de que los quitaran, o como los mercados de buhoneros que inventaron luego), o dicho de una manera más sutil, de comerciantes informales. Eso sí, la oferta de productos varía: no encuentras a quien te haga una manicure o te coloque brakets en la boca pero sí hay quien te pueda hacer un tatuaje o abrirte un piercing. También puedes conseguir tintes para el cabello, sombreros con formas de animales, pelucas, botas, látigos, vestidos, carteras, zapatos, ropa para danza árabe, disfraces, souvenirs que digan “mind the gap” con el loguito del metro… Todo lo que puedas imaginar y de todas partes del mundo. Cosas muy bonitas y cosas no tan bonitas pero sí interesantes.
Creo que hay una palabra que describe al lugar: kinky. Sí, Camdem Town es kinky.
Como todo lo que te rodea cuando estás allí te invita a gastar dinero, y el capitalista que llevamos dentro siempre despierta, decidí irme antes de dejar todo mi presupuesto en ese lugar. Antes, necesitaba un café. Así que entré a un lugar llamado Terra Nera. Era muy pequeño, y las sillas y mesas estaban afuera pero como el día estaba terriblemente frío yo me quedé en el diminuto espacio techado. Atendían dos italianos. Uno, parecía un rockstar y el otro era Johnny Depp (el Johnny de la Ventana Secreta). El rockstar se fue a hacer delivery y nos quedamos Johnny y yo. Italian, eh? – Yes, italian but in fact, I’m not just italian. I’m something more. I’m sicilian. And you? – Venezuelian. – Oh, great. I can understand spanish but I don’t talk at all.
Así que nos pusimos hablar en inglés para que todo fuera más sencillo. Él había estudiado filosofía y cine en Italia y estaba en Londres porque, al parecer, si quieres llegar a algún lado – diferente a los televisores de tu familia – en el mundo cinematográfico, debes ir a Londres. El café estaba realmente bueno (aunque como lo pedí sin caramelo y sin azúcar él decía que era a boring cafe… Pero yo sé que lo decía para ser “más simpaticón”). La conversación estaba entretenida, pero yo debía seguir mi camino hacia el Tate Modern Museum. Así que me despedí. Cuando iba a media cuadra, dije: con lo feo que está el día, ¿qué importa si me tomo un café más y sigo la conversación? Así que volví. Esta vez pedí un café con caramelo, but not too much, please. Seguimos hablando hasta que el café se acabo y su cigarro murió en el frío. Me dijo que en la noche saldría con sus amigos por Camdem Town, que si quería ir con él, apareciera a las 7 pm en la tienda. Siciliano, claro. Para guardar un poco de misterio le dije “bye, maybe hasta esta noche”. Yo sabía que no iría pero todo parecía una película así que seguí el guión. Ya saliendo me dijo – I’m Claudio and you? – Camila. – Oh, Camilla! Ciao, bella!
No conseguí las arepas, ni tampoco el apellido de Claudio. Así que si un día se vuelve famoso, no lo sabré. Conseguí el nuevo color de mi cabello y un lugar ecléctico, que guarda en sus muros algo que fue y que ya no es pero que lucha por sobrevivir. Sentí a Camdem Town como un fantasma. Así lo sentí, y así lo vi:





Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s