Paisaje Asesinado

Iglesia Saint-Germain l’Auxerrois y escultura Hautes Herbes
de Beatrice Guichard.


Paisaje Asesinado



Suspirad cascadas de las aves.
Callad viandas vegetales de los vencidos.
Callad corteza cerebral de los difuntos.
Hundidme.
Yo retornaré, lengua madre de mi especie.
Yo retornaré, piedra de los insectos.
Yo arrastro mis panteras sollozantes al borde
de un crepúsculo de nieve.

Ceñidme pulso de la tempestad
Apagadme antorcha
de los grillos inocentes.
Bajaos del árbol putrefacto del paraíso, dádivas y duraznos.
No llegues a la sombra del muro, no llegues a mi puerta.
Golpeando puertas inútiles no llegues a mi puerta.
Aquí descansan los cisnes, los ángeles, los mendigos.
En una palabra: despojos.
En un pañuelo: lágrimas.

Hombre fútil y fugaz
Mientras los pianos arrancan al mar sus trágicos cuervos que
rondan la colina
La última estrella
Gira
Sobre los goznes pluviales de tus sienes.


Juan Sánchez Peláez. Elena y los elementos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s